¿Qué sistema de almacenamiento elegir? Alternativas a las estanterías

  • Quale sistema di stoccaggio scegliere? Alternative agli scaffali

¿Qué sistema de almacenamiento elegir? Alternativas a las estanterías

27 abril 2018|Gestión del almacén|

¿Qué significa almacenamiento?

Cuando se habla de almacenamiento se entiende el conjunto de actividades ligadas al depósito y conservación de materias primas, semielaborados y productos acabados.

El término deriva del inglés “stock“, que significa reserva. Las reservas se acumulan principalmente porque no existe una correspondencia temporal exacta entre la demanda y la oferta; naturalmente, el objetivo de toda empresa es reducir al mínimo la cantidad de reservas poseída, ya que las reservas están sujetas a deterioro, ralentizan la productividad de los procesos e insumen dinero. Sin embargo, casi todas las empresas deben afrontar este problema, y el éxito depende de la capacidad de gestionar lo mejor posible la existencia de reservas para evitar derroches. Es necesario un estudio exhaustivo de la distribución y el posicionamiento de la mercancía en las estanterías y una organización en UdC correcta según el tipo de estantería existente en el almacén.

Tipos de estanterías metálicas

El tema de las reservas está directamente vinculado al de los sistemas de almacenamiento, que pueden requerir o no el uso de equipos. Entre éstos figuran los sistemas de almacenamiento de la mercancía en el suelo, en unidades individuales o apiladas. Este método comporta una pérdida de espacio enorme, sobre todo en el caso de introducción de mercancía no ordenada, y riesgos elevados de accidentes, si las pilas son excesivamente altas.

Los sistemas de almacenamiento con estanterías metálicas pueden pertenecer a toda una serie de macro tipos definidos en el reglamento n. 16/2013, a saber:

  1. Estanterías ligeras: pertenecen a esta categoría las estanterías de tiendas y comerciales
  2. Estanterías medianas y pesadas: incluyen cantilever, drive in, drive through y portapalets
  3. Estanterías muy pesadas: incluyen almacenes para bobinas y chapas, con una capacidad por estante de 5t a 20t
  4. Almacenes dinámicos de gravedad: prevén la presencia de rodillos de acero para palets o de material plástico para cajas, contenedores, etc.
  5. Almacenes y archivos automatizados: se trata de almacenes y archivos rotantes verticales u horizontales, almacenes desplazables verticales, almacenes con trasladadores-elevadores

La ley prevé soluciones automatizadas además de las estanterías estáticas clásicas.

Normas de referencia para el diseño, el uso y el mantenimiento de las estanterías metálicas

Al tema de las estanterías metálicas está dedicado el reglamento de la comisión reglamentaria, según el cual al montaje y desmontaje de las estanterías metálicas se debe aplicar el Título IV del D.L. 81/2008 en relación con la situación de hecho y en base al tipo de estantería (entre ellas, las citadas anteriormente) y al contexto en el que se van a montar.

La legislación de referencia para la seguridad de las estanterías no termina aquí sino que abarca también algunas normas técnicas, a saber:

  • UNI EN 15512: Estanterías porta-palets – Principios para el proyecto estructural
  • UNI EN 15620: Estanterías porta-palets – Tolerancias, deformaciones y espacios intermedios
  • UNI EN 15629: Especificaciones del equipo de almacenamiento
  • UNI EN 15635: Uso y mantenimiento del equipo de almacenamiento

Alternativas a las estanterías: sistemas de almacenamiento automático

Si necesitas un sistema de almacenamiento no tradicional, más innovador que las estanterías metálicas clásicas, para acelerar las operaciones de tu empresa, los sistemas de almacenamiento automático son tu solución ideal.

Existen diferentes tipos, incluso combinables entre sí; para elegir el tipo correcto debes evaluar una serie de aspectos:

  • El tipo de reservas a almacenar: peso, tamaño, organización de las unidades de carga (UdC).
  • El espacio a disposición En general, la mayoría de estos sistemas automáticos son particularmente indicados cuando el espacio en el suelo es escaso pero resulta posible aprovechar la altura del edificio. También existen soluciones para aprovechar la longitud de los ambientes.
  • El presupuesto disponible para la inversión. Las alternativas posibles son numerosas y heterogéneas en base a los costes: una cosa es reproyectar el almacén y otra “simplemente” implementarlo a través de máquinas automáticas para el almacenamiento y desplazamiento de las mercancías. Según el presupuesto a disposición, es posible optar por la compra de sistemas automáticos, como los Vertical Lift Modules, que tienen un coste unitario reducido y pueden combinarse entre sí según las necesidades. Esto no obliga a realizar inversiones iniciales ingentes.

Las mejoras aportadas por los distintos sistemas automáticos de almacenamiento abarcan también las operaciones de recogida, siguiendo las tendencias “Material a operador“. En otras palabras, la mercancía se transporta de manera automática hacia el operador, reduciendo drásticamente las distancias y los tiempos de recogida.

Tipos de sistemas de almacenamiento automático

Vediamo insieme le quattro tipologie di magazzini automatici per lo stoccaggio delle merci che potete adottare al posto delle scaffalature metalliche.

Carrusel horizontal

Los carruseles horizontales son la solución ideal cuando la altura de la planta es limitada, o cuando hay pasillos no utilizados. Estos sistemas de almacenamiento automático permiten reducir las distancias y los tiempos necesarios para el retiro o el depósito de mercancías.

La ventaja principal es que se pueden yuxtaponer varios carruseles centralizando la estación de recogida y depósito para que un solo operador pueda desempeñar varias acciones al mismo tiempo, ya que los carruseles funcionan de manera simultánea.

Miniload

Los almacenes automáticos miniload sirven para el almacenamiento y el desplazamiento de piezas pequeñas. La característica principal son los trasladadores elevadores entre las estanterías del almacén, que se mueven para recoger y depositar las bandejas y cajas que contienen la mercancía. Los contenedores pueden ser de diferente tamaño y material, el requisito principal es que garanticen la estabilidad de la carga. Cada trasladador elevador puede utilizarse para uno o varios pasillos y se activará de manera automática mediante un software que al mismo tiempo memoriza la posición de cada unidad dentro del almacén.

Estas soluciones de almacenamiento se realizan en base a la estructura y por este motivo es necesaria la máxima precisión en el momento del proyecto, ya que son estructuras fijas ad hoc, requieren un presupuesto elevado y no se pueden modificar fácilmente.

Almacén automático pesado

Se trata de almacenes para el almacenamiento automático de palets mediante trasladadores elevadores, es decir, robots especiales que se mueven de manera autónoma entre las estanterías para desplazar la mercancía. La diferencia con el almacén anterior concierne a las UdC. En efecto, el almacén automático pesado prevé el uso de palets, no de bandejas.

También en este caso hay un sistema informativo central WMS que gestiona de manera automática la asignación interna de los palets. La estructura del almacén puede ser prefabricada o autoportante, y constituye la principal desventaja de esta solución, ya que implica costes elevados. Las ventajas son indudablemente la optimización del espacio a disposición, ya que los pasillos se pueden reducir al mínimo indispensable para desplazar los palets.

VLM

Los Vertical Lift Modules son almacenes automáticos verticales con bandejas de alta capacidad de almacenamiento. Tienen un funcionamiento muy sencillo: el operador debe sólo colocar en la bandeja elegida la mercancía a almacenar, introduciendo el código de producto y la cantidad depositada, a través de la interfaz que se encuentra cerca de la bahía de carga. Las bandejas son movidas por el sistema automático interno y gracias a la gestión dinámica de las alturas de carga no es necesario preocuparse por los volúmenes de la mercancía almacenada, ya que el almacén está en condiciones de gestionar el espacio entre una bandeja y la otra, en total autonomía, asegurando la optimización de los espacios mediante la compactación de la posición de las bandejas.

Una de las mayores ventajas de estos almacenes automáticos es que no necesitan pasillos para el transporte de la mercancía cuando las bandejas, movidas por el sistema, se presentan en la bahía de carga simple o doble, interna o externa; por lo tanto, todo el espacio del almacén puede utilizarse para el almacenamiento de la mercancía: tanto el espacio en el suelo, porque se pueden yuxtaponer varios módulos, como el espacio vertical, porque estas soluciones son adaptables a la altura del edificio, hasta los 14 metros de altura.

Los VLM se prestan para el almacenamiento de cualquier tipo de mercancía, desde productos muy pesados hasta piezas pequeñas. De todas maneras, existen límites de peso para cada bandeja y para el almacén en su conjunto, para evitar riesgos de desequilibrio originados por las cargas pesadas.

¿Quieres saber más sobre los almacenes verticales?

Si los almacenes Modula han despertado tu curiosidad, contacta con nosotros y te explicaremos cómo utilizarlos según tus exigencias.

Contáctenos